Viaje a las raíces de Goya

"las raíces de goya"

El Pilar y Francisco de Goya / Foto: Agustín Martínez, Zaragoza Turismo via Flickr


Francisco de Goya es uno de los pintores españoles más universales. Su estilo personal, dominio técnico y talento innovador lo llevaron no sólo a ser un referente de sus contemporáneos sino a sentar las bases de importantes movimientos artísticos posteriores. Es habitual encontrar la expresión “padre del arte moderno” para referirse a él. Pero, ¿quién fue Goya antes de convertirse en una figura de tal trascendencia? Un viaje a sus raíces, a su tierra natal, nos acerca a su obra de juventud, la etapa más desconocida de su trayectoria.

Goya nació en 1746 cerca de Zaragoza, una ciudad del norte de España a la que hoy se llega cómodamente en aproximadamente hora y media en un tren de alta velocidad desde Madrid o Barcelona. La urbe fue el lugar donde creció y se formó el artista y donde recibió sus primeros encargos importantes anteriores a 1775, año de su traslado a Madrid. Hasta qué punto marcó al artista este periodo de su vida es una cuestión que los expertos resuelven con contundencia.

“El lenguaje materno, el lenguaje de Zaragoza, la luz de esta ciudad, el viento conforman la personalidad de Goya de una manera irreversible y para siempre”, afirmó Manuela Mena, conservadora jefe de la pintura del siglo XVIII y Goya del madrileño Museo del Prado.

Las palabras de Mena fueron pronunciadas durante la presentación de la exposición “Goya y Zaragoza (1746-1775). Sus raíces aragonesas” con la que recientemente abrió sus puertas tras una remodelación y estrenando nombre el Museo Goya de Zaragoza, el único en el mundo que expone de forma permanente todas las series de grabados del genial artista español.

Museo Goya de Zaragoza

Entrada del Museo Goya en Zaragoza/Crédito: Laura Gil

Para la experta del Museo del Prado, donde se conserva el conjunto de obras más rico y variado existente del pintor, es importante poner en valor la producción de Goya antes de su marcha a Madrid pues en estos primeros trabajos, generalmente de temática religiosa, empezó el artista a dar forma a su inconfundible estilo, fuera de lo convencional.

“Lo que hoy entendemos por Goya empieza en esa pintura religiosa donde, cuadro por cuadro, podemos darnos cuenta de cómo subvierte la iconografía tradicional,la cambia, para mostrar mejor los sentimientos humanos. No importa que sea pintura religiosa, hoy en día minusvalorada. Para él, era lo mismo; en la pintura religiosa Goya propone sus propias ideas”, explica Mena.

Obras importantes de juventud
Sólo tendremos que caminar una corta distancia desde el Museo Goya para llegar hasta la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, declarada “Patrona de la Hispanidad”. Este monumento es punto de obligada visita para todo turista que se acerque a Zaragoza y es el lugar para el que Goya recibe, a los veinticinco años, su primer encargo importante: la decoración de la Bóveda del Coreto. Para este trabajo, el artista realiza el fresco “La adoración del nombre de Dios”, que termina en 1772.

Adoración del nombre de Dios por los Ángeles, Bóveda del Coreto de la Basílica del Pilar/Crédito: Zaragoza Turismo.

Adoración del nombre de Dios por los Ángeles, Bóveda del Coreto de la Basílica del Pilar/Crédito: Zaragoza Turismo.

A esta obra le siguieron otras de carácter privado, a las que se une el ciclo de pinturas murales que realizó entre 1772 y 1774 para la Cartuja de Aula Dei, monasterio situado a unos diez kilómetros de Zaragoza. Goya decora su iglesia con once escenas que cuentan la vida de la Virgen María y la infancia de Cristo, de las que se han conservado siete. Este trabajo es considerado como uno de sus mejores y más desconocidos conjuntos artísticos.

Cartuja de Aula Dei

Los desposorios de la virgen, Cartuja de Aula Dei en Zaragoza/Crédito: Zaragoza Turismo

Goya demuestra en estos primeros encargos una gran facilidad para organizar sus composiciones. Incluso, tal y como destacan sus estudiosos, aprovecha con cierta gracia los accidentes de las paredes como ocurre en el caso de la Cartuja de Aula Dei, donde pinta encima de unas pequeñas rejas de hierro que había en el lugar.

Los expertos destacan la influencia evidente en estos trabajos de las lecciones recibidas durante su viaje de dos años (1769-1771) a Italia. Para Manuela Mena, este viaje fue “un paso fundamental” en su trayectoria. “El estudio directo de la antigüedad clásica y de las academias de dibujo le sirve después para avanzar en su pintura”, destaca.

Ermita con frescos de Goya en Muel
También podemos encontrar obra de juventud de Goya (pudieron ser pintadas a principios de 1770) en Muel, población situada a 27 kilómetros de Zaragoza. Éste fue el lugar destacado por Eugenia Blanco, responsable de Ocio Singular, una empresa dedicada a diseñar “rutas con alma, vida y corazón”, para proporcionar una experiencia diferente a cualquier interesado en seguir la huella del “Goya joven” en Zaragoza. No por motivos puramente pictóricos sino por la singular ubicación de la ermita que alberga los frescos.

“La ermita preside un parque natural junto al río que es una verdadera sorpresa para los que visitan Muel por primera vez”, destaca. “Es un espacio lleno de magia que invita a pasear. Hay un espacio infantil, un andador entre las rocas, fuentes y mesas tipo merendero pues son muchos los que disfrutan de un chapuzón en las pozas que se crean debajo de la cascada”, detalla.

Casa natal en Fuendetodos
No puede faltar en un viaje por las raíces del genial artista una parada en la que fue su casa natal, ubicada en la pequeña población de Fuendetodos, de poco más de 150 habitantes. Situada a 44 kilómetros de Zaragoza, fue el lugar donde Goya pasó los primeros seis años de su infancia mientras su padre, José, trabajaba dorando el retablo mayor de la iglesia parroquial.

La casa sigue conservando hoy todo el aspecto rústico y popular que tuvo en la época. En su fachada puede leerse: «En esta humilde casa nació para honor de la patria y asombro del arte, el insigne pintor Francisco Goya Lucientes. 31 Marzo 1746 – 16 Abril 1828. La admiración de todos rindió este homenaje a su imperecedera memoria».

Casa Natal de Goya

Casa natal de Goya en Fuendetodos (Zaragoza)/Crédito: Zaragoza Turismo.

Un guiño de despedida: el “selfie goyesco”
Para la despedida, volveremos a la Plaza del Pilar en Zaragoza (el punto al que como un imán conducen habitualmente nuestros pasos perdidos por el centro de la capital aragonesa) y nos acercaremos al monumento a Goya cercano a la Lonja. Se trata de un conjunto de esculturas integradas en una fuente de amplia superficie en donde, nos dicen, es habitual ver chapotear y jugar a los más pequeños con la llegada del buen tiempo.

Otra actividad, sin embargo, nos llama la atención en este espacio y es la frecuente interacción de turistas y paseantes con las dos parejas de majos y majas esculpidos en bronce que se encuentran a los pies de la figura del pintor.

Estas cuatro esculturas están vestidas como lo hacían los jóvenes del Madrid del siglo XVIII que pintara Goya en algunos de sus tapices y cuadros dedicados a meriendas campestres durante su época en la Corte. No hay mejor lugar para decir adiós al “Goya joven” en Zaragoza e imaginar su imparable carrera hacia la fama en Madrid. Aquí nos mezclaremos con los personajes que inmortalizó, nos haremos la foto de rigor (un “selfie goyesco”, por qué no) y sentiremos la luz y el viento que marcaron su pintura.

Selfie goyesco

Una foto publicada por Laura Gil (@laugilg) el

Guía para el Viajero
Museo Goya. Calle Espoz y Mina, 23. 50003 Zaragoza. Ubicado en el centro histórico y artístico de la ciudad. Hasta el 28 de junio de 2015 podrás disfrutar de la exposición «Goya y Zaragoza (1746-1775). Sus raíces aragonesas». Más información en museogoya.ibercaja.es

Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Plaza del Pilar s/n. 50003 Zaragoza. Ubicada a menos de 100 metros del Museo Goya. Además del fresco de la Bóveda del Coreto (1772), Goya pintó en otra etapa posterior la cúpula Regina Martyrum (1780-1781) que podrás admirar en tu visita. Más información en basilicadelpilar.es

Cartuja de Aula Dei. Ctra. Montañana-Peñaflor, s/n, Km 14. Peñaflor, Zaragoza. Es imprescindible hacer una reserva para realizar la visita. Puede realizarse por correo electrónico (visitas.cartuja@chemin-neuf.org) o por teléfono (+34/976.45.00.02). Más información en chemin-neuf.es

Ermita de la Virgen de la Fuente de Muel. Avenida de la Virgen de la Fuente, s/n 50450 Muel, Zaragoza. La Ermita, asentada sobre el dique romano, es Bien de Interés Cultural y en el parque de Muel existen también restos del castillo musulmán y de un molino árabe. Más información en muel.es

Casa natal de Goya en Fuendetodos. C/Zuloaga, 3. 50142 Fuendetodos. Sus tres pisos están decorados con muebles y objetos propios de la época del pintor. A escasa distancia, se encuentra el Museo del Grabado con una selección de la obra gráfica del artista. Más información en fundacionfuendetodosgoya.org

————————-
*Preparé este artículo con mucho cariño para mis amigos en Miami de “La Nota Latina“. Una versión del mismo fue publicada en este medio digital.

Laura Gil

Periodista curtida en la comunicación on/offline en España y Estados Unidos. Genero contenidos para marcas, medios de comunicación y agencias. Aprendizaje continuo sin perder de vista lo esencial: las buenas historias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.