El misterio de la telecabina y su viaje a ninguna parte

Telecabina Expo Zaragoza

Cuatro años ha estado la telecabina parada sobre el Ebro / Foto: Sergio (srgpicker), Flickr (CC BY 2.0)


Pese al cansancio y la falta de sueño tras un vuelo transatlántico, sumado a algunas horas de autobús, recuerdo que no fue difícil advertir desde el taxi que me llevaba a mi nuevo hogar en Zaragoza la hilera de cabinas verdes de un teleférico (así lo nombré yo entonces) en el área de la estación de Delicias. “¿Adónde lleva?”, consulté tras mi primer contacto visual con la atracción aérea. La respuesta que obtuve desconcertaría a cualquiera y sería buen motivo de arranque para una historia de suspense: “A ninguna parte”.

Efectivamente, la telecabina (su nombre correcto), instalada en 2008 con motivo de la Expo, ya no transportaba viajeros. Sus cestas verdes se limitaban a estar, a salir en la foto, a ser parte del paisaje de la ciudad. Sus propietarios, Leitner (compañía especialista en transporte por cable) y Aramón (holding aragonés del esquí participado al 50 por ciento por el Gobierno de Aragón), decidieron pararla en 2011.

En la hemeroteca, encontramos la noticia de su último viaje publicada por Heraldo de Aragón. “Con el cese de la actividad, Aramón y Leitner consiguen al menos frenar la sangría de pérdidas que suponía la telecabina. En las dos temporadas posteriores a la Expo, acumularon casi 4 millones de euros de déficit”, indicó entonces el periódico.

Pese a decidir pararla, los responsables de la estructura no procedieron a su desmontaje aludiendo a la falta de fondos para asumir el coste. Como consecuencia, y para frustración de futuros viajeros y recién llegados, las cabinas permanecieron en su lugar, suspendidas sobre el Ebro, pero sin prestar ya servicio alguno. Eso sí, eran sometidas a un riguroso mantenimiento para asegurar su puesta a punto y evitar que perdieran su valor en el mercado. Dicha rutina incluía moverlas -vacías- una vez a la semana.

Este mes de mayo, cuatro años después de que la telecabina dejara de funcionar como medio de transporte, comenzó el desmantelamiento de la infraestructura. Las cabinas fueron descolgadas; otros elementos como las torres o pilonas siguen delineando (al menos por el momento) el trayecto de algo más de un kilómetro que en su día sirvió para transportar viajeros entre las dos orillas del Ebro, desde la estación de Delicias al recinto Expo. La incógnita sobre su futuro sigue, sin embargo, en el aire y tiene el potencial de convertirse en un misterio incluso mayor que el de sus viajes a ninguna parte.

La telecabina de la Expo de #Zaragoza: el antes y el después. ¿Cuál será su nuevo destino?

Una foto publicada por Laura Gil (@laugilg) el

La Asociación Legado Expo 2008, integrada por ciudadanos que luchan contra el abandono de las instalaciones construidas con motivo de la muestra internacional, publicó en su página web un mensaje en el que afirmaban no entender las “prisas” por descolgar la telecabina, un desmontaje que calificaron de “inesperado” y cargado de contradicciones. También denunciaron que el transporte “nunca tuvo una oportunidad”. A tres años de su inauguración, la entidad encargó este video sobre el “sistema innovador de transporte por cable”:

La segunda vida de la infraestructura podría transcurrir en alguna de las estaciones de esquí de Aramón o de otro complejo invernal fuera del grupo pues no se descarta la venta.

Los #Telecabinas de la #ExpoZaragoza2008 han sido retirados de la #ZonaExpo destino una estacion de esqui #igerszgz #igersaragon #igersteruel

Una foto publicada por Legado Expo Zaragoza (@legadoexpozgza) el

Laura Gil

Periodista curtida en la comunicación on/offline en España y Estados Unidos. Genero contenidos para marcas, medios de comunicación y agencias. Aprendizaje continuo sin perder de vista lo esencial: las buenas historias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.